ALIMENTACIÓN PARA UNOS HUESOS SANOS

Tal vez tengamos el concepto de que el hueso es algo inerte y que una vez formado ahí se queda, pero no es así: nuestro esqueleto es un sistema vivo, y lo es concretamente el hueso, y puntualizo esto porque el sistema óseo está formado no solamente por huesos sino además por red circulatoria, tendones, ligamentos, cápsulas sinoviales, etc. Es todo un sistema lleno de vida.

Hasta los 25 años aproximadamente nuestro esqueleto se está formando, de ahí la máxima importancia de una correcta alimentación desde que nacemos ya que es la oportunidad de acumular capital óseo. A  partir de ahí se comienza a degradar según una serie de factores más o menos. No obstante, un adulto renueva sus células óseas aproximadamente en un 7% al año.

Hay muchas causas que influyen en la degradación de  nuestro sistema óseo:  una de ellas la genética, el sexo (por ejemplo las mujeres a partir de la perimenopausia deben cuidar especialmente sus huesitos) luego, a partir de los 70 años aproximadamente los hombres nos ganan esta carrera nada deseable. Otros factores son lógicamente el estilo de vida (sedentarismo, sobrepeso, mal nutrición “que no tienen nada que ver con la cantidad sino con la calidad y la variedad”, el alcohol, el tabaco, el excesos de fosfatos que están presentes en quesos, jamón york y principalmente en las COLAS). También el tratamiento con corticoides y otros fármacos perjudica seriamente la salud de nuestros huesos. A veces las mujeres tenemos tendencia a abusar de los diuréticos en un intento de mejorar la celulitis y éstos son terribles en cuanto desmineralizan el hueso.

He dicho una serie de cosas que NO debemos hacer pero qué podemos SÏ hacer?...

Alimentarnos de un modo variado, hacer ejercicio, mantenernos en un peso adecuado, hidratarnos correctamente.

ALIMENTACIÓN:

-           es muy importante aportar las proteínas suficientes, siendo de importancia no dejar de lado las carnes rojas pero no abusar de ellas.

-          Consumo habitual de pescado y bivalvos: mejillones, almejas y no nos olvidemos del pescado azul.

-          Es fundamental mantener una hidratación adecuada de nuestro organismo, ya que los tejidos blandos de las articulaciones necesitan agua suficiente para estar bien lubricadas.

-          El consumo cotidiano de frutas y verduras variadas nos aportarán las vitaminas y minerales suficientes, salvo en ocasiones concretar que puede hacer falta una suplementación adecuada.

-          Una salvedad, no debemos abusar de vegetales de hoja verde como la espinaca, ya que por sus oxalatos no deja asimilar bien el Calcio.

-          Es muy importante incorporar semillas variadas a nuestra alimentación, es un importante aporte de proteínas, minerales, vitaminas liposoblubles, isoflavonas y ácidos grasos omega.

-          Otros alimentos muy muy interesantes a incorporar en nuestro día a día son las algas y los germinados. Aún hay poca cultura con respecto a éstos pero poco a poco se van introduciendo en nuestra mesa.

-          Una puntualización más es dejar claro la necesidad del aporte de vitamina D para poder sintetizar el Calcio. La encontramos gratis en el “sol” y si no en menor cantidad en las carnes rojas, yema de huevo, e incluso existen suplementos de ella si es que necesitamos una ayuda y no podemos beneficiarnos de un baño de sol diario de 10 minutos.

EJERCICIO

-          Es necesario tenerlo como habito de vida el realizar ejercicio. No como una actividad puntual sino como un modo de vida.

-          Hemos de convinar ejercicio aeróbico (caminar, nadar, bailar, etc) con el ejercicio de resistencia, cojamos aunque sea unos paquetes de lentejas y hagamos la vez de mancuernas al uso.

PESO

-          Es fundamental mantenerse en el peso adecuado, ya que de no ser así nuestro sistema óseo sufre las consecuencias, favoreciendo un deterioro de dicho sistema.

COMPLEMENTOS NATURALES

-          Nos pueden resultar de ayuda en momentos puntuales algunos suplementos como el aporte de aminoácidos, Calcio, potasio, magnesio, etc.

-          Vitaminas A, D, K y del grupo B

-          Isoflavonas ya sean naturales :soja, trébol rojo, semillas de lino y calabaza y semi sintéticas: obtenidas a partir de la soja también.

Publicado: 7 de Abril de 2014